Battell-Ingalls

alt img1 alt img 2 alt img3 alt img4 alt img5
En un barco oxidado atravesamos el oleaje para atracar en costas orientales. En Marzo del nuevo milenio teníamos poco mas de veinte años, unos ahorros para adquirir un pedazo de tierra y un equipaje lleno de ilusiones, proyectos y ganas de Hacer!... Siguiendo los pasos de nuestros bisabuelos nos adentramos en lo desconocido y la aventura de nuevos horizontes, aunque esta vez no cruzamos el océano para unir Italia con Buenos Aires, sino tan solo un Río plateado que parece mar, para dejar atrás una caótica urbe porteña y tirar anclas en la ondulada Colonia Valdense: tierra colorida y matizada por piamonteses italianos, suizos y charrúas aguerridos… con una pasión en común: el amor por la tierra y el trabajo de campo.

Trabajábamos mucho… se hacía leña, podábamos los viñedos, criábamos conejos y luego codornices, elaborábamos todo tipo de dulces y chutneys, revocábamos muros y los pintábamos… Deslizábamos por la vida con una bicicleta que luego fue moto, y mas tarde se transformó en una camioneta International del año 1951. Eramos muy felices y poníamos toda nuestra energía en La Vigna, sin saber bien porque… Nos sobraban ideas y entusiasmo, pero íbamos tropezando con las piedras de la ansiedad… Aprendimos que la huerta no se hace donde quede linda, sino donde hayan mas sustratos, que las heladas acaban con los brotes de las viñas, que los conejos se reproducen rápido pero pueden morir todos en una noche por una sola bacteria, y muchas otras enseñanzas que a los 26 años se graban a fuego! La antigua Bodega se volvió un Pub, la casona una Posada y brotaron talleres de arte, muestras y teatro, escenarios múltiples se sucedieron… Pero la verdadera aventura comenzó en el 2005 cuando nació Lucca. Luego llegó Olivia y al tiempo Mora. Nos llaman los “Battell- Ingalls”… Juntos nos sentimos imbatibles, poderosos y aventureros. Hemos viajado por países de Europa y por otros mundos con una golondrina en el motor! Disfrutamos de cocinar en familia junto al fuego y ver llover a través del vidrio empañado, nos encanta pedalear por los campos ondulados y bailar… eso: bailar!

volver